Buen trato del AOVE en Hostelería

El Aceite de Oliva Virgen Extra es uno de los productos que más se aprecian y más se usan en un restaurante. Así lo percibe un cliente. Un buen ejemplo es como lo presentamos. Como lo exponemos. Pero desgraciadamente aún todavía se detectan en las salas aceiteras “rellenables” prohibidas por el Real Decreto 895/2013 sobre normas de presentación de los aceites de oliva en hostelería y restauración. Una legislación que entró en vigor hace más de 5 años. No es difícil , incluso en Jaén, encontrarse aceiteras relllenables, frascas o vinagreras que son rellenadas, en muchas ocasiones con aceites de baja calidad, y que ensucian el nombre del producto y del restaurante/cafetería. Además, ya no cabe el desconocimiento, ya que la norma es bien conocida por la gran parte de la población y por el hostelero. En cambio, es una práctica que se sigue llevando a cabo, probablemente por la falta de sanciones administrativas derivado de este incumplimiento.

 

Pero de un extremo, en el que se prostituye este maravilloso producto, podemos ir a una situación en que el AOVe cobre protagonismo total de la sala. Ya podemos encontrar numerosos restaurantes y cafeterías que cuentan con botellas bonitas de AOVE en sus estantes a modo ornamental o de reclamo. Y también son numerosos restaurantes los que se cuidan mucho de ofrecer un AOVE de calidad o de recolección temprana para agasajar a sus clientes. Pues bien, no tenemos porque quedarnos ahí y podemos avanzar mucho más. ¿Cómo? He aquí algunas propuestas:

  • Uso de un producto de calidad, siempre del año, de la actual cosecha, poniendo mucha atención en el periodo del año en el que llegan los AOVEs de nueva cosecha. Es importante ser ágiles y ofrecer la nueva añada al cliente, rotando el producto en ese momento.
  • Cuidado y mimo de la presentación del producto, evitando en todo momento botellas manchadas, feas o también, si son transparentes, en el que el color ha virado contundentemente afeando el producto. Limpieza e higiene son primordiales en el canal HORECA.
  • Personal formado para responder a las preguntas que puedan surgir sobre el producto en la sala.
  • Creación de una Carta de AOVEs. ¿Por qué solamente podemos pferecer un AOVE a nuestros clientes? y en caso de hacerlo ¿Por qué no podemos tener el mismo trato que otros productos en restauración? Hoy es muy habitual que para elegir un vino te ofrezcan una carta para ubicarse entre la variedad de la oferta con la que contemos. Y no solo una carta de vinos, una carta de tés, una carta de cervezas, una carta de cafés o incluso una carta de aguas. En nuestro Curso de Sumillería de AOVEs te enseñamos a elaborar este tipo de Cartas de AOVEs.
  • Tenencia de un carrito de AOVEs. Una forma de presentar los AOVEs que poseamos, pero que puede suponer un arma de doble filo si no existe un control del producto. Pueden darse casos de botellas aceitosas, aceites rancios, botellas vacías…..Todo esto supone una mala imagen de nuestra gestión y puede desembocar en lo contrario de lo que perseguimos.
  • Cobrar por el producto. Es importante no vanalizar el AOVE. Se trata de un producto estrella y con una gran fama entre los que lo descubren. Si comenzamos a ofrecer AOVE gratis sin cobrarlo puede suponer una buena imagen para el negocio en cuanto a atención, pero no hay que olivar que es un negocio y lo que se pretende es ganar dinero. Cuando a un cliente se le pone un chupito gratis al terminar su comida, al día siguiente cuando vuelva, lo exigirá de forma gratuita también. Es por ello, que podemos realizar un cobro en forma de «cata/degustación» como entrante, ofrecer una pequeña botella para maridar durante toda la comida, cobrar un extra por una tostada con AOVE Premium o incluso tener un «corner de AOVEs» en nuestro establecimeinto donde vender las botellas de AOVE que han probado como una tienda.
  • Y por supuesto, mejorar la calidad del producto usado en la sala y también en la cocina. No hay que olvidar que la cocina es el lugar del restaurante donde se consume mayor cantidad de aceite y desgraciadamente, aquí suele primar lo ecónomico en contra de la calidad. Al no tener acceso el cliente al interior de la cocina, la cocina no se ve, no hay una preocupación tan alta como en la sala respecto al producto utilizado.

Esta y mucha más información sobre AOVE y Hostelería, podrás encontrar en nuestro Curso de Sumillería / Programa de Formación en AOVEs para Hostelería. Si te interesa, pídenos información e inscríbete. 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Scroll Up