Nuestro hogar, la Casa Tercia de Úbeda

por | Oct 11, 2019 | General | 0 Comentarios

La Casa Tercia es el edificio donde encontramos el Centro de Interpretación Olivar y Aceite. Nuestro hogar y donde nació este proyecto. Pero hay que recordar que este edificio, del S. XVII, es denominado así por ser el lugar en el que se recaudaba el impuesto eclesiástico. De ahí su nombre. De una forma parecida a un pósito, estos edificios se relacionaban con las construcciones del grano,  sirviendo como depósitos o lugares de control y guarda del cereal, y al mismo tiempo, también se encargaba de cobrar impuestos a la población, asegurando así la renta de los recaudadores y la reserva en épocas de escasez. Así pues, esta función a lo largo de los años, era la de recoger todos los diezmos (la contribución de los habitantes) y convertirlos en tercios ( 1/3 para la Orden, 1/3 para el Rey y 1/3 para la Iglesia), es por ello que la construcción fuera conocida como la casa de la Tercia y que encontremos aún muchas de ellas en muchos pueblos a lo largo de la geografía española.

Históricamente, las Casas de la Tercia son una institución que aparece tras la Reconquista, principalmente en los territorios de jurisdicción señorial y de las Órdenes religiosas. Hay que tener en cuenta que cuando los señores eclesiásticos y nobles fueron perdiendo capacidad de gobierno, ya que fueron relevados por los concejos, esta institución pasó a llamarse Pósito Municipal. En algunas ciudades, como Úbeda, se mantiene tanto el pósito como la casa tercia en diferentes localizaciones.

Por otro lado, además de éste, había otros pósitos, que guardaban grano para ser distribuido entre los pobres, los llamados Pósitos Píos. En este caso, su función principal era la de cobrar los impuestos, que en la época no son en moneda sino en especie. Así, la Iglesia y los señores que tienen jurisdicción sobre el territorio, cobraban una parte de la cosecha recogida, (de ahí lo de «Tercia») de la cosecha de trigo y otros cereales. También tuvieron estos edificios otra función: estando ubicados en lugares centrales de las villas fueron símbolos del poder de sus propietarios

En nuestra Casa Tercia podemos describir su fachada en la que presenta una puerta adintelada con casetones adintelados en sus jambas. Dividida en tres plantas, y que queda coronada por una cornisa. Y en el pasado ha servido de sede de la Biblioteca de la UNED, la Oficina Municipal del Consumidor, sede de diferentes asociaciones o incluso espacio de ensayo para bandas locales o grupos flamencos. Antes incluso fue casa privada y bodega de vino y vinagres. Previamente al Centro de Interpretación, en la primera década de este siglo,  este edificio fue sede de la malograda Denominación de Origen Campiñas de Jaén. 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Scroll Up